17 mayo 2007

Poco a poco...




Parece que las cosas van volviendo a su cauce. Hoy me han dado el coche por fin. Un mes en el taller, y una factura (para el seguro del que se chocó contra mí, menos mal) de 6200€. Vamos, que un poco más y el coche para el desguace.
La caldera ya está cambiada. Aún falta lo gordo, y es cambiar la cocina, pero como eso ya son palabras mayores, lo tomaremos con más calma. Hoy ya me he sentido mucho más aliviada, y es que el coche me hacía falta.
Durante este tiempo que he ido en bici, he notado que se me ponían la nariz, la garganta y los ojos fatal. Como tengo alergia al polvo, no hacía más que tragar el polvo que levantaban los coches y camiones a mi lado.
Hoy me he sentido feliz, y por eso quiero compartir mi mayor felicidad, que son estos niños guapísimos y buenísimos que tanto quiero. A que están lindos?

1 comentario:

Antonio dijo...

Todo acaba arreglándose. Y los niños tan dulces como las recetas anteriores.