03 julio 2007

Y DALE...!



Hace poco pensaba en hacer balance de este curso, y de sólo pensarlo me decía a mí misma que no merecía la pena. Todo habían sido malas noticias. Comenzó con la muerte de mi tía, el ingreso en el hospital de mi abuela, y poco después de mis hijos con un virus que les produjo gastroenterocolitis). Una vez que estuvieron en casa el virus nos ha estado persiguiendo durante todo el año (Esta semana misma hemos estado afectados por el virus dichoso). En diciembre murió mi abuela, y en enero mi suegra. He tenido un accidente de coche, que por poco queda siniestro total. (Yo he tenido la suerte de poder contarlo). Y ahora, que ya empiezan las vacaciones y parecía que podríamos disfrutar de un merecido descanso, nos encontramos con el susto del infarto de miocardio que le ha dado a mi padre. Ahora mismo está en la UCI. Ayer, que era su segundo día en la UCI, llevé a los niños un ratito a la playa por la tarde, y a la vuelta, mi hijo se pilló los dedos con la puerta y tuvimos que llevarlo rápido a urgencias. Se le ha caído una uña. El susto fatal, sobre todo al unirlo al estrés de estos días.
Tanta ilusión que teníamos de ir de vacaciones en la autocaravana, no sé en qué va a quedar. Ya se sabe que las desgracias nunca vienen solas, pero este año parece que nos llevamos la palma.
Parecemos los de la película de Jim Carrey "Una serie de catastróficas desdichas".

2 comentarios:

Antonio dijo...

Visto así parece terrible. Creo que lo mejor sería darle la vuelta y pensar en todo lo que NO os ha pasado. Es un truco muy malo, pero consuela.
Ánimo que muy pronto os veo por esos mundos con la autocaravana.

raindrop dijo...

¡ay, hermani-k!
Y menos mal q bien está lo q bien acaba.
Cuántas gracias tenemos q dar a Dios q está siempre con nosotros, y no nos deja (sobre todo) en los momentos más sombríos, en q más lo necesitamos...