19 abril 2007

ACCIDENTE


Hoy me he llevado un buen susto!!
Iba conduciendo hacia el trabajo, y una furgoneta se me ha empotrado en el coche y me ha hundido las dos puertas del lado izquierdo del coche. En ese instante gritaba mientras veía cómo me caían cristales por encima y me pasaban cantidad de cosas por la mente. ¡Qué fragilidad la nuestra!
Tras el impacto conseguí llevar el coche hacia una esquina para no estorbar el tráfico, y salí del coche totalmente ilesa, pero con los nervios a tope. Lo típico en mí cuando me pongo muy nerviosa es que me hiperventilo. Apenas puedo controlarlo. Pero cuando noto hormigueo por todo el cuerpo y que los músculos empiezan a ponerse rígidos sé que es el momento de tratar de calmarme como sea.
Bueno, al final no ha sido mas que un buen susto, y ahora la lata de no disponer de coche en una buena temporada, porque los del taller han dado a entender que "para rato hay caldo".
Me fui a casa de mis padres para relajarme un poco después del susto, y todavía me sacaba cristalitos de la cabeza. Aún me sorprendo de no tener ni un rasguñito. Sólo el aturdimiento, pero más de los nervios que del golpe.
Le he dado las gracias a Dios por haberme protegido, y sigo dándoselas. Sé que me ha cuidado.

3 comentarios:

Antonio dijo...

No sabía nada. He visto que faltabas hoy, pero pensaba que sería algún prolblema médico. Desde luego ha sido una suerte. Ánimo.

Ana dijo...

Gracias, Antonio. Si todo va bien, nos vemos mañana. Por cierto, buenísima tu última entrada http://repasodelengua.blogspot.com/2007/04/asirnos-la-sonrisa.html Nos hemos reído en casa.

Lilian dijo...

Seguro los ángeles estuvieron ahí cuídandote para que nada sucediera, de todos modos todos somos frágiles y cuando menos lo pensamos puede que no contemos el cuento, por lo mismo debemos estar preparados si nos llega el momento no?. Y si Dios no permite eso, pues también es su cariño y cuidado rodeándonos como cuando una gallina cubre con sus alas a sus polluelos.
Que Nuestro Padre siempre te cuide
saludos